Síguenos en Facebook Síguenos en Twitter Danos un punto para Google+ RSS de Buque Artdora Cómic, dibujo e ilustración en Buque ARTdora
magnify
Home Artículos La Luna de Arkham Asylum
formats

La Luna de Arkham Asylum

: Arkham Asylum

Un viaje a través de una carta de tarot

.

“Sobre las colinas se hallan las negras torres

de innombrable misterio de horror y de miedo…

Se necesita de un coraje indómito

para iniciar tal andadura.

[…]

En la Luna no hay aire.

El caballero, en su búsqueda,

debe confiar en sus tres sentidos más bajos:

tacto, gusto y olfato.

La luz que pueda hallar es más mortal que la oscuridad.”

  .

Con esta cita de Aleister Crowley, Grant Morrison nos describe la carta de La Luna en la primera página del guión de Arkham Asylum. La Luna es una de las cartas más importantes en una baraja de tarot, y es también el símbolo principal de una historia atípica que sobrecoge por su atmósfera desde la primera viñeta. Arkham Asylum, ilustrada por Dave McKean, nos lleva en un extraño y tenebroso viaje por las entrañas del manicomio donde aquellos que desafían al héroe de Gotham se mantienen bajo llave. Resulta un tanto extraño pensar que una carta de tarot y una aventura de Batman puedan tener tanta relación, pero así es. Familiaricémonos primero con la simbología de esta carta, y luego veamos cómo se encuentra presente a lo largo de la historia del asilo Akham.

.

Si todavía no has leído Arkham Asylum

Uno de los aspectos más llamativos de esta novela gráfica, aparte de su estética, la calidad gráfica y la complejidad de la mente de Batman, es el simbolismo mitológico y mágico que hay en sus viñetas. Cada pequeño detalle, como vamos a ver, está cuidado para introducirnos en una atmósfera de la que no resulta fácil escapar. Y todo esto se ha basado, de primera mano, en el significado de una carta de tarot.

En esta historia no importan tanto el argumento o los temidos spoilers como el disfrutar de cada viñeta y sumergirse en la mente de los personajes en cada momento. Nos intriga no saber lo que sucede, pero lo que de verdad absorve al lector es vivir con el personaje cada sensación, dejando a menudo los sucesos concretos un poco de lado. Siendo así, animo a los que no han leído esta obra que continúen con la lectura de este artículo. Los hechos que aquí se relatan, incluído el final de la historia, no menguarán en absoluto el disfrute de esta novela gráfica. No importa que sepas o no sepas lo que sucede, lo importante es disfrutarlo mientras lo lees.

Este artículo se centra específicamente en el protagonismo de La Luna en la obra, pero la historia tiene mucho más. A parte de su psicología, me dejo sin tocar temas relevantes como las alusiones a obras famosas de ficción, a Alicia en el País de las Maravillas de Lewis Carroll y ciertos personajes que podrían tener un artículo entero para ellos solos, por lo que no es un “análisis definitivo” o destripe supremo de la historia.

.

La Luna y el manicomio

Si la carta de La Luna fuera un edificio, sería el manicomio de Arkham. En una baraja de tarot se distinguen dos mazos de cartas:

  • Los arcanos menores: los cuatro palos de la baraja (oros, copas, espadas y bastos).
  • Los arcanos mayores: 22 cartas, las más importantes: El Loco, El Colgado, Los Enamorados, La Muerte, La Luna, El Diablo, El Mundo, La Templanza, La Suma Sacerdotisa, El Sacerdote, La Emperatriz, El Sol, La Estrella, El Carro, La Rueda de La Fortuna, El Emperador, La Justicia, El Mago, La Torre, La Fuerza, El Juicio y El Ermitaño.

La palabra arcano proviene del latín arkanum, que significa “misterio”. Los arcanos mayores son las cartas típicas que vemos en las películas o en cualquier historia donde se juege con el destino, que tanto asustan a la gente. ¿En cuántas ocasiones hemos visto a alguien sorprenderse cuándo se ha destapado una carta con un esqueleto que decía “La Muerte”? Cuando se echa una tirada de tarot, los arcanos mayores tienen mucha más importancia que el resto de cartas.

Cuando sale un arcano mayor, como El Loco, El Sol o Los Enamorados, automáticamente se da prioridad a la interpretación de esa carta antes que al resto. La Torre, La Muerte, El Diablo, La Luna… son algunas de las cartas más importantes de la baraja. Según el tarot, los arcanos mayores son los que deciden nuestro destino, y si imaginamos que Batman juega entre los dedos del destino como todos nosotros, esta vez le ha salido la carta de La Luna.

Asumimos que vivimos esta historia dentro de la carta. La Luna, en el tarot, implica lo desconocido y lo oculto. La Luna es la noche, los miedos, el inicio de un viaje o de una etapa de dolor. Una prueba difícil que se inicia y en la que la persona es dominada por sus emociones, actuando de la manera más irracional. Es una carta peligrosa.

Efectivamente, en Arkham Asylum todos los personajes son dominados por sus propios miedos y obsesiones, sin ser capaces de analizar objetivamente su situación. Podríamos decir que el manicomio en sí es la carta de La Luna y que todos están dentro de la carta. A ellos, al igual que a Batman, también les ha salido La Luna en su tirada.

 

arkham asylum carta luna La Luna de Arkham Asylum novela gráfica Grant Morrison Dave McKean Batman Arkham Asylum

La carta del tarot de La Luna ya nos vislumbra hacia dónde nos dirigimos, en la primera página del cómic. Los colores son mortecinos y confusos, empezando a crear esa sensación de confusión e irrealidad que está tan presente en el significado de la carta y en toda la historia.

 

Batman, chantajeado por el Joker, se ve obligado a acudir al hospital psiquiátrico que ha sido tomado por todos los “viejos amigos” que allí descansan bajo tratamiento médico. No es esta una historia de luchas, una especie de cuento de aventuras o crossover de la saga donde Batman pelea contra todos a la vez; Arkham Asylum es un viaje interno donde el Hombre Murciélago lucha por averiguar cuán distinto es de aquellos a los que una vez encerró. Como dice Grant en el guión:

.

“La carta lunar

[…]

representa el juicio y la iniciación:

la prueba.”

.

Y para que quede bien claro lo que nos vamos a encontrar, en la primera página la carta de La Luna es el único elemento que hay dibujado.

.

Arkham Asylum: tu sitio

Nos hallamos en la ciudad de Gotham, respondiendo a la batseñal. Ya tenemos una introducción del contexto de la carta: todo está negro, es de noche y lo único que se ve es la luz de La Luna, dándonos a entender que algo malo se avecina. Nos encontramos con una llamada del Joker provocadora y desafiante, que exige a Batman acudir al psiquiátrico. A iniciar el viaje.

 .

“Te queremos a ti.

Aquí, con nosotros.

En el manicomio.

En tu sitio.”

 .

Batman tiene miedo, pero acude solo a la llamada (tal y como se le pide) y se adentra en el manicomio.

 .

“Me asusta que cruzar las puertas

de ese hospital psiquiátrico…

entrar en Arkham y dejar que esas puertas

se cierren tras de mí…

sea como volver a casa.”

 .

La Luna cobra más protagonismo cuanto más se acerca Batman al lugar. Al avanzar las siguientes páginas, la certeza de que algo va muy mal allí adentro es mayor en el lector. Todavía no lo sabemos, pero se puede intuir: en el manicomio Batman va a sufrir una lucha interior, y se va a someter a una dura prueba. Al llegar, al igual que se ve en el dibujo de la carta, hay dos columnas con algo medio escondido detrás – el manicomio –. La Luna baña el hospital psiquiátrico con su luz desde arriba. En otro contexto, podría ser tranquilizadora porque nos permitiría ver en medio de la noche, pero aquí es un mal presagio: las sombras que crea en la oscuridad resultan, cuanto menos, amenazadoras.

En Arkham Asylum Batman se pregunta qué le diferencia de aquellos a los que metió allí. Si muchos de ellos se enfrentaron a él por el deseo de derrotarlo, ¿por qué son ellos los que están dentro y él fuera? ¿Porque los tumbó al dar un golpe más fuerte, por tener a la policía de su lado?

 .

“En el manicomio.

En tu sitio.”

 .

Débil, con las del Joker resonando en su cabeza, Batman recorre el asilo preguntándose si debería volver a salir de allí. Sus viejos enemigos, entre ellos Dos caras y Croc, pululan libremente por el lugar.

La Luna está presente en toda la historia, dejando ver un pequeño atisbo de luz entre las ventanas de la noche. Dentro del manicomio, el mundo parece reducirse a sus pasillos y lo que hay fuera es algo irreal.

 .

“Pero si yo no quiero estar entre locos…” comentó la niña.

“¡Ah! Pero eso no puedes evitarlo”, le dijo el gato: “aquí estamos todos locos.”

“¿Y cómo sabes que estoy loca?” preguntó Alicia.

“Tienes que estarlo a la fuerza” le contestó el Gato, “de lo contrario, no estarías aquí.”

Lewis Carroll. Alicia en el País de las Maravillas

 .

Y nos hemos adentrado en un mundo que parece parece de mentira.

.

Dos Caras, La Luna hecha hombre

Dos caras es el criminal que sólo podía tomar decisiones según dos opciones: tiraba una moneda al aire y realizaba la acción que concordara con la cara que saliera. En un intento por curarle, se cambió aquella moneda por un dado, y aprendió a ver seis posibles respuestas en vez de dos. Así “aprendió” a ver los tonos grises de las cosas, y no sólo el blanco o negro de las situaciones. Ahora, en cambio, tiene una baraja de tarot. 78 opciones. ¿Y bien? 78 son muchas opciones: si tiene una decisión que tomar, puede elegir entre 78 posibles respuestas, pero sigue basando sus decisiones en un objeto que decide por él. Su acción será la carta que salga cuando coja el mazo, por lo que Batman llega a la conclusión de que no está curado.

Dos Caras se enfrenta a la carta de La Luna todos los días: en cada comida, en cada problema, en cada escrito, en cada ejercicio de su rutina. Siempre tiene un juicio que realizar, siempre está sumido en la angustia, siempre está pasando la prueba de dejarse llevar o no por lo que ha salido en la cara de su moneda, siempre sufriendo por qué decisión tomar. Es lo que sería esa carta si fuera una persona. Representa todo el dolor y las pruebas que implica, y la lucha interna a la que se ve sometido su portador.

Por esta razón, el personaje de Dos Caras permanece presente a lo largo de toda la obra, pero no necesariamente activo. Nos basta con saber que es un loco, que La Luna (el manicomio de Arkham) puede dejarte así.

.

arkham asylum dos caras La Luna de Arkham Asylum novela gráfica Grant Morrison Dave McKean Batman Arkham Asylum

Dos Caras y su moneda. Por muchas opciones que tenga con su baraja de tarot, las buenas costumbres nunca se pierden.

.

Arkham y La Luna

En el tarot, la carta de La Luna implica una prueba. La prueba de Batman se desarrolla de noche. La de Arkham, fundador del manicomio, también.

Arkham, conocido entre los lectores por perder a su familia brutalmente a manos de Mad Dog, vivía en aquel asilo en su niñez y cuidaba de su madre cuando aquello tan sólo era una casa. Será verdad, será mentira, que su madre enferma era acosada por algo que la aterraba. El caso es que Arkham también terminó por verlo.

 .

“¿Y por qué tengo tanto miedo?

¡Cada noche!

¡Cada noche!

Bajo la cama,

enormes alas empiezan a batir.”

 .

Los momentos importantes de la vida de Arkham, mostrados paralelamente a los movimientos de Batman en el manicomio, resultan ser otra historia en la que el protagonista también luchó contra el embrujo de esta carta. Arkham quiso luchar contra ella siempre, y decidió no dejarse llevar por la oscuridad y dominar a la noche.

 .

“Al igual que el arcángel derrotó

al viejo dragón,

yo doblegaré esta casa

para que haga mi voluntad.”

 .

Pero el tarot es el destino, y no se puede cambiar el destino. Arkham lleva muchos años viviendo en esa casa, viviendo dentro de la carta, y si está dentro de la carta de la Luna el límite ya está cruzado: una vez entras por su puerta y atraviesas sus columnas, ya sólo queda sufrir.

En una escena que parece irrelevante, Arkham come setas alucinógenas. En su mundo de creciente locura, son un método desesperado por alejarse de la realidad, pero no surten efecto. ¿Por qué no? Pues porque Arkham ya está loco. Ya no puede evadirse de la realidad, porque ya lo ha hecho por completo. Ahora es preso de la casa, del asilo, y como si se hubiera adentrado en la carta, ya no puede salir de ella. Por eso decide no dejar el lugar y continuar toda su vida en él.

No resulta necesario adentrarnos en mucho detalle en los dolores de Arkham. Su historia, cruda y traumática como la de todos los internos, terminó. Para dominar a la oscuridad, construyó estatuas de motivos religiosos e impregnó los jardines de mitología santa.

Admiraba la cultura egipcia, y a los dioses y personajes mitológicos relacionados con la muerte y el poder sobre la muerte. ¿Qué eran si no los arcángeles y el propio Lucifer que se alzan presidiendo el lugar? Como curiosidad, el tarot en el que está basado esta historia es el tarot egipcio. Dependiendo de su origen geográfico y cultural, las barajas de tarot varían y tienen distintos diseños y distintas formas de interpretarse. El tarot egipcio es el tarot más respetado en el mundo, y también, según los entendidos, el más versátil.

Es lógico pensar que la carta de La Luna sea el asilo mental de Arkham: el dolor acumulado entre los internos es un dolor sin salida que ha destruido sus mentes. Nos encontramos con personas que han sufrido hechos traumáticos, pérdidas de seres queridos o de su propia identidad, y que han adoptado una identidad nueva a raíz de acciones que una persona mentalmente sana nunca haría. Batman también. En ese caso, ¿qué es lo que lo diferencia de ellos? Y sigue vagando por sus pasillos, perdido y en busca de una respuesta.

 .

“Presa del pánico, huyo.

Corro a ciegas por esta casa de locos.

Y ni siquiera puedo rezar.

Pues no tengo dios.

Arkham.

Arkham.

Arkham.

Caigo.”

 .

arkham asylum batman croc La Luna de Arkham Asylum novela gráfica Grant Morrison Dave McKean Batman Arkham Asylum

Batman y Croc, el hombre y el dragón, en el último nivel de los infiernos.

 .

Con la aparición de Croc, los pensamientos de Arkham se entremezclan con los de Batman uniéndose en el presente las dos historias que inicialmente leíamos separadas en el tiempo. Ahora ya no salen escenas de la vida de Arkham, sino que vemos a Batman y leemos los pensamientos de Arkham, que son los mismos que los de Batman. Podemos vislumbrar que la situación mental de Arkham, hace años, y la de Batman, en la actualidad, son muy similares. Ambos se han adentrado en el asilo, ambos están viviendo la noche eterna del dolor bajo La Luna, el juicio, el dominio sobre la muerte y los demonios de la mente.

 .

“Y entonces el mundo explota

de repente en pedacitos

volantes y afilados.”

 .

Batman lucha con Croc. En una alegoría al descenso por los infiernos, Batman llega al último nivel, al más profundo grado de dolor y desesperación donde ningún alma quiere pasar la eternidad. Allí, donde el dragón de las creencias de Arkham, representado por Croc, está suelto en la oscuridad. Croc intenta acabar con su visitante. Batman está débil, está triste, asustado y ya convencido de que está tan vacío como los que viven allí. Y el dragón Croc le daña.

Pero Batman cae junto a las estatuas de San Miguel y Satán, bajo las sombras de las gárgolas amenazadoras y la luz de La Luna iluminando a Croc. ¡Por supuesto! Es el dragón, la fuente de todo mal, el que está iluminado por La Luna.

Batman le quita la lanza a Satán, y la utiliza contra Croc. Ojo a la metáfora en este punto: Satán es el mal, y su lanza su mayor arma. Croc es la manifestación de los instintos más básicos que nos destruyen al entrar al lugar, la manifestación física de ese mal. Si Dos Caras era La Luna si fuera un hombre, Croc sería la maldad si fuera… en fin, pues lagarto, humano lagartizado. O si nos basamos en el tarot, Croc es la carta de El Diablo.

Batman utiliza la lanza, la mayor arma del mal, contra su propia fuente. Ataca a Croc y le derrota. Así es como vuelve el mal que le dominaba en contra del enemigo, acaba con él, y respira. Luchar le ha hecho recapacitar, y ahora Batman vuelve a sentirse fuerte y vivo (algo que todavía no habíamos visto en esta historia).

 .

“Consagrado a Odín.

De mí mismo para mí mismo.

Debo ver mi reflejo,

para demostrar que aún existo.”

 .

Y Batman se levanta. Los pensamientos de Arkham, en cambio, se han vuelto a separar de la historia. Ya no los vemos confundidos con los de Batman. Hemos de volver a retroceder en el tiempo para ver su propio despertar:

 .

“Entonces debo de

haberme desmayado,

porque ya ha amanecido cuando

vuelvo a abrir los ojos.

Y no soy capaz de discernir dónde

acabó el dragón,

y dónde empiezo yo.”

 .

Batman se ha levantado, ha dominado al dragón, derrotado a Croc y renovado sus energías.  Arkham, en cambio, ha matado a su madre y se ha consumido. Por eso los pensamientos de ambos dejan de ser los mismos y volvemos a verlos como historias separadas: ya no se sienten igual. Batman ha ganado al dragón. Arkham no.

.

Caer ante La Luna o renacer

Batman se adentra poco después en una estancia donde lee el diario de Arkham y se enfrenta a Cavendish, director actual del centro, con una doctora como rehén. Esta escena es la primera escena con luces que vemos en toda la historia. Al principio, cuando el Joker llamó a Batman, estaba sólo la oscuridad de la noche. Al adentrarse en el manicomio la oscuridad no había hecho más que aumentar. Ahora, Batman, fortalecido como un Cristo tras la resurrección, bajado a los infiernos y regresado, ve la luz y se enfrenta a la fuente del mal. Fue Cavendish quien soltó a los internos para que asaltaran el manicomio, con la única intención de conseguir a Batman. La historia de Arkham, en cambio, no vislumbró tanta luz al final.

 .arkham asylum muerte La Luna de Arkham Asylum novela gráfica Grant Morrison Dave McKean Batman Arkham Asylum

“Soy Arkham.

Estoy en mi casa.

En mi sitio.”

 .

Arkham murió tras terminar de dibujar su hechizo para contener al mal que atormentaba a su madre. El mal que también le atormentaba a él desde el día en que la mató. Murió en una celda de su propio sanatorio, consumido por su propia locura. Es el resultado de adentrarse en el poder maligno de La Luna y no ser lo suficientemente fuerte como para salir de él. Cavendish, relacionando las visiones con Batman, también ha sido consumido por la oscuridad de la casa y la noche de La Luna perpetua de Arkham, donde siempre reina la oscuridad y la única luz que se vislumbra es la que se cuela tímidamente por sus ventanas. El reino de La Luna, las columnas, el juicio y la locura se alojan allí, y dominan al doctor y a los internos presidiarios.

Y, ¿por qué no muere Batman? ¿Por qué no se consume, si es como ellos?

 .

“¿Qué eres?”

 .

“Algo más fuerte que ellos,

más fuerte que este lugar.”

 .

Y Batman renace, sabiendo la verdad: su identidad, sus acciones, sus decisiones, han sido siempre su propia elección. Los criminales a los que se ha enfrentado estaban dominados por su locura, pero él no. Y así se lo hace saber a los internos.

 .

“Sois libres.

Sois todos libres.”

 .

Batman ha superado a la carta. Sigue dentro del manicomio, donde domina la oscuridad, pero él ya no la teme más. En un intento por creer en la fuerza de Dos Caras para superar a La Luna también, le ofrece la oportunidad de la libertad.

 .

“¿Por qué no dejamos que Dos Caras

decida qué hacer conmigo?”

Dos Caras lanza su moneda y habla:

 .

“Si sale la cara intacta,

queda libre.

Si sale la cara marcada,

muere aquí.

¿De acuerdo?”"Z

.

.

.

“Queda libre.”

 .

Arkham Asylum: La Luna siempre queda

El Joker se despide de Batman, recordándole cuál es para él el mundo real.

 .

“Las despedidas son tan agridulces, querido.

Aún así, no dirás que no lo has pasado bien con nosotros.

Que te diviertas ahí fuera.

En el manicomio.”

 .

Y Batman sale, a punto de amanecer, con La Luna desapareciendo y dejando el asilo con sus columnas y su tenebrosa noche atrás. El lugar desaparece a sus espaldas, y la carta con él. Batman ha superado la prueba, y está en paz.

En el tarot, la carta de La Luna implica el juicio y el inicio, sumidos en el dolor de la prueba que implica pasar de una etapa a otra. Es una carta negativa, que habla de dificultades y consecuencias duras, pero no afirma que el resultado de esa experiencia vaya a ser negativo. Es una prueba difícil, no un resultado doloroso. La carta de La Luna, como cualquier otra, implica superación y algo malo que dejar atrás.

La moneda ha caído en el lado de la cara marcada. Según esto, Batman debía haber muerto, y sin embargo lo ha dejado libre. Por esta vez, Dos Caras también ha superado al asilo. Dos Caras esboza una sonrisa, mirando su moneda. Está satisfecho, pero no por haber elegido por encima de la moneda, sino por haberla recuperado. Luego tira la baraja del tarot que tenía para tomar sus decisiones. Le gusta más su moneda. Efectivamente, como Batman imaginó, no está curado y le resulta más placentero tomar las decisiones entre dos opciones que entre 78. Como un drogadicto que no consume y prueba un día la droga, vuelve a caer ante su primera adicción. Hacía mucho que Dos Caras no utilizaba su moneda. Se estaba acostumbrando a elegir entre más opciones, pero en cuanto se ha reencontrado con ella, prefiere sus clásicas dos, cara o cruz.

En una tirada de tarot, siempre hay varias cartas a parte de la más importante, y estas cartas siempre influyen en la primera. Por supuesto, ya que nos hayamos en una tirada de tarot, el resto de cartas de la tirada que presagiaba la noche que acabamos de vivir son las que aparecen ahora. Cuando Dos Caras tira la baraja los arcanos mayores se muestran sobre el resto, aunque algunas destacan sobre las demás, y no es por algo aleatorio: El Loco, entre otras cartas, queda bocarriba, mostrando la locura que le rodea y la que se vive en el asilo, la que domina toda esta historia. Los Amantes también queda a la vista, junto a El Loco, hablando del amor que no existe en ese lugar. El Ahorcado, como un símbolo de las mentes consumidas sin vuelta atrás, habla de la cura que no llegará para ellas. No ha llegado a Dos Caras, ni tampoco llegará al resto de internos. El asilo ha quedado como estaba, y todo vuelve a la normalidad. La Templanza, la carta del que mira el mundo mientras se regocija en sí mismo, también cae y simboliza el aislamiento del lugar con el resto del mundo.

La carta de La Luna también ha quedado a la vista, por encima de todas las demás. De esta no hace falta decir mucho, ¿verdad? Ha sido la primera, y la última imagen que ve nuestra retina de esta historia.

Y la dejamos atrás, con su noche y sus infiernos, con sus niveles de profundidad, su locura y sus pensamientos que pueblan las estancias a través del tiempo, y damos paso al sol y a un nuevo día. Ya podemos despertar de esta pesadilla. Amanece en la ciudad de Gotham. La noche ha terminado, y Batman se marcha.

 .

arkham asylum manicomio La Luna de Arkham Asylum novela gráfica Grant Morrison Dave McKean Batman Arkham Asylum

.

Descubre más sobre Arkham Asylum en:

 

Davinia Fernández avatar 80x80 La Luna de Arkham Asylum novela gráfica Grant Morrison Dave McKean Batman Arkham Asylum

Davinia Fernández

Capitana at Buque ARTdora
24 años, estudiante de Psicología. Webmaster, administradora, redactora, editora y SEO en Buque ARTdora. Gamer retro, aficionada al dibujo y a la danza oriental.Inclinaciones paranormales, papercrafter, blogger y alguna cosa más. A veces también duermo.
Davinia Fernández avatar 80x80 La Luna de Arkham Asylum novela gráfica Grant Morrison Dave McKean Batman Arkham Asylum
 
 Share on Facebook Share on Twitter Share on Reddit Share on LinkedIn

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Connect with Facebook

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

- bid6 - price8